IDPAZ


Paz y sus antecedentes

El siglo XX se caracterizó por reiterados escenarios de conflicto a nivel global. En ese marco, surgieron valiosas iniciativas a favor de la PAZ, que fueron tomando forma y hoy en día son referentes en las diversas regiones de nuestro planeta.

Algunos ejemplos de ello: en el marco de la ONU, la Cátedra UNESCO y el Programa de Diálogo Democrático del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); la Fundación Guernika Gogoratuz; el International Peace Research de la Universidad de Hawai; el Instituto de Investigación de la PAZ de Estocolmo; el Instituto Joan B. Kroc de Estudios sobre la PAZ Internacional de la Universidad de Notre Dame de EEUU; el Centro Carter; el Instituto Universitario de Investigación de la PAZ y los Conflictos de la Universidad de Granada; el Programa Cultura de PAZ y Gestión de Conflictos de la Universidad Autónoma de Barcelona, entre otros.
La cultura de PAZ es un proceso de aprendizaje colectivo, de costumbres, prácticas, códigos, normas y creencias basadas en los valores de justicia, responsabilidad, libertad, cooperación, respeto y tolerancia, orientado a incluir a todas las personas en la toma de decisiones, para una distribución equitativa del poder. La PAZ es el desarrollo de las capacidades humanas para cuidar la vida, satisfacer las necesidades básicas, tanto personales como colectivas, de bienestar, identidad y libertad. La PAZ se comprende desde las opciones culturales propias en las que se potencia la asunción de responsabilidades, en relaciones de igualdad, participación, solidaridad e interdependencia, para la transformación no violenta y creativa de los conflictos.
La PAZ se propone como elemento que parte de lo humano, para la superación de los ciclos de la violencia y promueve la reconstrucción del tejido social, para generar una convivencia en la que su visión se encamina hacia el cambio social constructivo, que afronte, con efectividad y afectividad, las desigualdades que marginan, excluyen y provocan violencia en cualquiera de sus manifestaciones.
En el contexto de fin de la Segunda Guerra Mundial y ante la urgencia por reconstruir el mundo, el día 26 de junio de 1945, en la Ciudad de San Francisco, Estados Unidos de América, se firma la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Su Preámbulo manifiesta:
Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas, resueltos a:
Preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles,
Reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas,
Crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional,
Promover el progreso social y elevar el nivel de vida, dentro de un concepto más amplio de la libertad,
Y con tales finalidades a:
Practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos,
Unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales,
Asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará la fuerza armada, sino en servicio del interés común, y
Emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todos los pueblos,
Hemos decidido unir nuestros esfuerzos para realizar estos designios. Por lo tanto, nuestros respectivos Gobiernos, por medio de representantes reunidos en la ciudad de San Francisco que han exhibido sus plenos poderes, encontrados en buena y debida forma, han convenido en la presente Carta de las Naciones Unidas, y por este acto establecen una organización internacional que se denominará las Naciones Unidas.
Este Preámbulo expresa claramente el compromiso y la voluntad de los Estados miembro, para evitar futuras guerras.
Por su parte, el Artículo primero de Propósitos y Principios del Capítulo I de la Carta de la ONU, expresa:
Los Propósitos de las Naciones Unidas son:
1. Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz;
2. Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otros medidas adecuadas para fortalecer la paz universal;
3. Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión; y
4. Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes.
Asimismo, el Capítulo VI determina el arreglo pacífico de controversias y por su parte, el Capítulo VII, establece la acción en caso de amenazas a la paz, quebrantamiento de la paz o actos de agresión.